Presentación

Salir
- El libro que completas a través del tiempo.
- El libro que tendrás por consulta, de actualización constante y que no olvidarás en una estantería.
- El libro dirigido a tutores, para regalar a jóvenes a partir de los 15 años.
  Edad en que empiezan a entender, razonar, discriminar y a adoptar actitudes propias.
- El libro que saben que perdurará por ellos mismos.

Propósito

Salir

  Mi Tao Guim, no es un Diario, donde reflejar las anécdotas, hechos, fechas, ni las intimidades.
  Es mi Libro de consultas.
  En él recojo los propósitos de cómo quiero conformar el camino de mi vida, de mis experiencias, de cómo veo y entiendo las cosas y cómo quiero actuar.
  No tiene secretos que ocultar.
  Es abierto y transmitirlo a los que nos siguen, hará que conozcan nuestra forma de ser y de cómo queremos comportarnos.
  Tao es: Camino.
  Mi Camino lo recorro yo. Otros han seguido caminos parecidos, y su experiencia también me es útil y mis reflexiones sirven a otros.
  Haz de Mi Tao Guim el libro de la estrategia de tu vida.

Tienda

Salir

Detalles:
  Cubierta: cuero pintado y coloreado.
  Tamaño: 13x17cm.
  Contenido:
  - 80 hojas de papel verjurado con marco.
  - Título, Propósito y Leyenda.
  - Índice.
  - 37 Reflexiones, Pensamientos y Experiencias.
  - 38 hojas con marco, para completar.

PVP:  Pendiente de gestión.

Contacto

Salir

Contacte con nosotros, si necesita más información en:
info@guiem.es

Leyenda

Salir

  Había una vez un anciano llamado Guim. Hombre sencillo, que durante su vida se comportó con nobleza y lealtad con él mismo, con la gente que conocía y con la naturaleza.
  Un día, después de conocer una leyenda, pensó que todos sus pensamientos y actitudes, que había aprendido y aplicado, podrían servir a los demás. Y se preguntó cómo podría hacerlo.
  Decidió construir un cofre.
  Lo llamó: Mi Tao Guim. En él iría depositando aquellas buenas reflexiones y pensamientos, que le guiaron por el correcto sendero de la vida.
  A partir de aquel día acumuló un montón de ideas. Pero rechazó la mayoría. Solo deseaba aquellas que en verdad tuvieran un buen fundamento y un verdadero propósito. No quería guardar muchas, sino todo lo contrario, pocas pero de verdadero valor para el camino que le quedaba por vivir.
  De momento solo tomaba notas, pues quería perfeccionar el pensamiento con una frase corta para recordar y una reflexión que la apoyara, antes de guardarla.
  Una de sus primeras valoraciones fue que la vida era una de las cosas más valiosas que tenía y esta tenía un tiempo limitado.
  Por tanto "El Tiempo no hay que derrocharlo, pues robas días a la vida” Fue lo primero que tuvo presente, pues de esa materia está formada la vida".
  Otras: Lealtad, Mis Raíces Básicas, Amistad, Dialogar y Escuchar, Arte y Deporte, Meditación y Optimismo, Respeto, Reglas y Mis Talentos, La Prisa y El Trabajo...
  Y así poco a poco fue llenando el cofre. Y regaló un cofre a cada uno de sus hijos y nietos, que lo guardaron toda su vida. Y ellos también regalaron a los suyos.